martes, 27 de septiembre de 2016

Por tierras cacereñas

El pasado lunes por la tarde me entere que se había anulado una clase que tenia de la facultad, no tenia nada que hacer, y, ¿qué mejor manera de emplear la tarde que ir de pesca? Por lo que despues de varios meses volví a las oscuras y profundas agua de la cuenca del Tajo. El objetivo de la jornada seria sacar algún siluro y luciopercas, peces que no estoy muy acostumbrado a pescar ya que por mi zona no hay.

La estrategia seria ir haciendo orilla en busca de las vampiras y al llegar a puntas que me gustasen pescar siluros, así optimizaría el tiempo de la jornada. La cosa no empezaba muy allá, no tenia ni una sola picada y en las zonas donde debería de levantar siluros, la sonda la marcaba como que estaba vacía, los siluros estaban ahí, pero el clonk no les hacia subir.

Tras varias puntas tocadas, finalmente doy con una donde sube un siluro que sube rápidamente y me da una picada tímida que apenas me dio opciones a clavar, esto mismo me pasó dos veces más.

Al final tras mucho insistir me pude hacer con un par de pequeño tamaño, uno de ellos (el de la foto), por un par de minutos me hizo pensar que se trataba de uno decente, llegando a doblar mi Hart Bloody Hardcore Swift C1 pero, para mi desgracia, venia prendido de la cola y de ahí que la lucha fuera más intensa.


Volviendo para el coche, con el sol casi puesto empece a sacar luciopercas, todas de pequeño tamaño, pero lo justo para que me mantuviera entretenido en el trayecto.

Una vez puesto el sol y llevando un buen rato sin picada alguna, mi señuelo se freno en seco y algo empezó a pegar unas carreras bastante rápidas y potentes. Al principio creí que se trataba de un barbo, pero al verle la cara me lleve una grata sorpresa y con ella finalice la jornada.



viernes, 23 de septiembre de 2016

A por lucios


Viendo como estaba el tema en días anteriores y dado que llevaba mucho tiempo sin pescar lucios, esta mañana me ha entrado el mono de ir a por estos dientudos, por lo que al salir de la facultad he venido rápidamente al pueblo para pegar unos lances después de comer.

El día estaba caluroso y con muy poco viento, cosa que no auguraba buenos resultados, por lo contrario el agua si que estaba turbia, cosa que me facilitaría las cosas para que se mostrasen mas confiados. Por ultimo el agua si que estaba "fresquilla" y lleno de alburnos por todos lados, motivos por los cuales si que se están moviendo estos animales.

La jornada no empezaba muy bien ya que los dos primeros peces que clave, se soltaron, uno de ellos de muy buen porte.

Pero insistiendo pude arrancar algunos de entre ramas y bordes de estructuras, principalmente con el 
swimbait blando de Hart, el Makal; y con un chatterbait con un Absolut Minnow de trailer.









A lo ultimo, de camino al coche, tras toparme de frente con una nutria que me sacó los dientes, pude hacerme con un buen bass que puso punto final a la jornada.


miércoles, 21 de septiembre de 2016

Retorno al Guadiana

El pasado viernes pude volver a pescar al río donde he echado los dientes y disfrutar de una jornada muy entretenida.

Eche el pato al agua sobre las 4 de la tarde, el agua estaba bastante turbia y un poco alto el nivel. empecé pescando con un flipping jig metiendolo bien dentro de las coberturas y con una spinner para tocar los bordes de las estructuras rápidamente en busca de alguna picada por reacción.

Iban saliendo algunos pececillos de pequeño porte hasta que empezó a caer el sol. Empece a ver alburnos saltando por la superficie, pero no veía los ataques, por lo que decidí colocar un chatterbait con un Absolut Minnow de trailer y en otra caña un Makal de Hart, un swimbait de vinilo que tiene una movilidad espectacular. Con ellos empece a batir las capas intermedias y los resultados no tardaron en llegar, gran cantidad de picadas de lucios y basses casi por igual, todos situados en los bordes de estructuras y zonas de paso de los peces pasto.






Llego un momento que paso una de las cosas que mas detesto y es que lleve la cámara sin batería por lo que pude hacer solo alguna foto rápida antes de que se agotase por completo.





Una tarde bastante entretenida, hacia mucho que no disfrutaba así del río.

El martes a la tarde pude sacar un rato para desconectar y decidí volver al río.

La jornada poco a poco se iba animando, lo primero que pude pillar fue un lucio de algo más de 6kg que cuando voy encender la cámara me doy cuenta de que no le había puesto la batería al cargarla, en ese momento se movió, se me escapo de la mano, pego un sprint y dio la casualidad que la linea estaba liada en la punta de la caña y acabo rompiendo la linea.

Tras el incidente siguieron saliendo bastantes lucios y algunos basses.






Allí conocía a Julián, un gran tío con el que compartí jornada y me pudo hacer algunas fotos.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Resumen del Verano


Prácticamente desde que regresé de Asturias a mediados de julio hasta finales de agosto he estado por las costas onubenses y por supuesto pescando a cada rato que podía.



He podido probar a fondo mi pato, "The Sikkario" ya que he pasado muchísimas horas montado en el en muchas situaciones diferentes de pesca y a día de hoy puedo decir que se trata del pato mas indicado para pescar en el mar con seguridad y comodidad.



Todos los veranos suelo pescar en el mar algún día, pero fue el año pasado cuando adquirí un kayak cuando me entro el veneno del spinning, echando más horas en el agua que en otro lado ya que la pesca estaba espectacular.

Este año el 99% de las jornadas han sido sobre el pato, el cual me ha permitido pescar mas cómodamente ya que es el medio que mas uso para pescar desde hacer bastantes años y del que mas disfruto. No me arrastra el viento cuando estoy pescando, puedo tener todos los señuelos y accesorios mas a mano, puedo pescar mientras me desplazo y trasportarlo cómodamente como si fuese una mochila entre otras cosas.


También ha sido mi primer año en el mundo del "rock fishing", una pesca realmente divertida.



Ahora bien, el tema de los peces, ha estado aceptable, pero ni mucho menos se ha parecido a lo del año pasado, toda anjova decente que clavaba o se soltaba o me cortaba la linea, las sierras han entrado muy pocos días cerca de la costa y en poca cantidad y las pescas no solían ser muy abundantes a excepción de algún día. 














Pero todo esto ha conseguido que aprenda un montón sobre el mundo del spinning, por lo que e balance es positivo.

Tuve la oportunidad de pasar una mañana entretenida de pesca de basses con Javi López con el equipo de rock ya que fue algo improvisado a parte de algunas más por agua salada en las que aprendí bastante.


Y como no alguna jornada con Santi Molina, el rey del jig!!



miércoles, 14 de septiembre de 2016

De pesca por Asturias



Hace unas semanas planificamos una escapada de pesca al norte de la península, concretamente a Asturias ya que los hermanos Molinas tienen una casa en un pequeño pueblo perdido entre las montañas y Cabo que vive en Oviedo. También estuvo con nosotros Curro.

El viernes día 8 de Julio, los Molina y Curro me recogieron en Plasencia de madrugada para llegar lo antes posible al pueblo y poder pescar. Conforme íbamos llegando más me gustaban los paisajes y solo con estar allí y ver aquello, habría merecido la pena, la pesca era un plus.

En cuanto llegamos al pueblo, fuimos a sacarnos las licencias y a informarnos donde podíamos pescar y donde no.

Comimos y nos dividimos en dos grupos, Álvaro y Curro pescarían una pequeña garganta y Santi y yo subimos a pescar un pequeño laguito. El entorno donde íbamos a pescar era una pasada y nada más llega, mientras preparaba mi equipo, a Santi le siguieron varias truchas el señuelo. Cuando estuve listo a los pocos lances pude hacerme con una buena trucha que no dudo en atacar el M-Minnow  de Hart. Fue mi única captura esa tarde, Santi se pudo hacer con un par.





Al día siguiente quedamos con Cabo y con su amigo Santi para ir a pescar truchas arco-iris, una especie nueva para mí. Pasamos un grandísimo día con estos peces, mucha cantidad y al final del día logré sacar una de buen tamaño.












El mismo sábado por la noche salimos de viaje hacia Aguiño, Galicia, para pasar una jornada de pesca de lubinas desde barca. Nos quedamos sin gasolina al no encontrar ninguna gasolinera abierta, menos mal que fue ya a 10 metros de la única gasolinera abierta y tras repostar seguimos el viaje.

Llegamos al puerto a las 6 de la mañana y nos dividimos en dos barcas. Cabo, Santi y Álvaro por un lado, y yo por otro junto a dos pescadores más.

Saliendo de puerto la mar estaba en calma, todo pintaba bien, hasta que salimos de él, pocas cosas me han impresionando tanto en la vida. Íbamos en la barca bastante rápido entre olas enormes que rompían con fuerza en los islotes de piedra que había por todos lados. Mientras pescábamos parecía que en cualquier momento una ola nos fuera a estampar contra los roquedos. Una vez que te das cuenta de la gran experiencia que tiene el que lleva el barco, te tranquilizas y disfrutas aun más.







Volvimos para comer con Curro en el pueblo y pegar unos lances en el laguito. Salió alguna trucha, entre ellas, la más grande que he cogido.






El lunes por la mañana estuvimos dándole al rock-fishing, muchos peces nos picaban, pero era difícil clavarlos por la boca tan pequeña que tenían.







A la tarde volvimos al lago de las truchas arco-iris que nos mantuvieron entretenidos.





El martes aprovechamos la mañana para descansar y a la tarde subimos a un lago a casi 2000m de altitud donde creíamos que había salvelinos. Al final del día nos dimos cuenta de que no los había, pero si truchas y de calidad, aunque delgadas ya que el lago esta gran parte del año congelado.

















El miércoles por la tarde volvimos a disfrutar del increíble lago donde pescamos el día anterior.












El jueves por la mañana tuve que volverme para Extremadura.

He pasado unos días increíbles por el norte junto a grandes amigos, he conocido lugares nuevos e impresionantes y he aprendido bastante en lo que a la pesca se refiere. Gracias por todo compañeros!!!