lunes, 3 de diciembre de 2018

Hart Sikkario X-Pro




Tenia ganas de probar este pato desde que supe de su existencia. La idea de este pato era que reuniera todo lo necesario para que el pescador vaya lo más cómodo posible, menos esfuerzo en los desplazamientos y gran capacidad de carga.

Este fin de semana por fin he podido probar a fondo el pato sobre el que pescare a partir de ahora y ya si que puedo hablar de él con conocimiento de causa ya que es donde se ve realmente si las mejoras funcionan.

A primera vista podemos ver con el pato deshinchado que sigue contando con cámaras de PVC de alta calidad y en cuanto empezamos a hincharlo nos damos cuenta de que ambas cámaras son iguales, en el Sikkario clásico, una es mayor que la otra.


Las bálbulas siguen siendo de tipo boston y en lo que es el pato se ha cambiado su posición, pasando a estar detrás de los bolsillo para evitar que molesten en la parte delantera rozando en la pierna o que nos obligue a poner la sonda en una zona incomoda.


Los bolsillos son gigantes, cabe perfectamente cualquier caja que queramos llevar y podemos colocarlos más adelante o más atrás gracias a los raíles de velcro que trae y asegurarlo con dos mosquetones al pato. Por la parte que abre la cremallera incluye una pared de tejido que impide que se nos puedan caer objetos de los mismos. Las cremalleras son de calidad y deslizan perfectamente sin trabarse.


La base que va debajo del asiento se ha hecho más ancha por lo que ganamos bastante en altura. El asiento se le ha dado un cambio estético que para mi gusto es bastante acertado aunque no sea relevante en la funcionalidad del pato, pero mola. Este a su vez incluye dos cañeros en el respaldo para quien le guste llevar las cañas en ese posición o colocar una sombrilla cuando azote el sol.



Las asas para coger el pato, tanto como las que están a los lados del asiento como la de la proa se han hecho de un material textil que hace más cómodo para las manos el transporte ya que no tiene bordes que presionen la mano y moleste cuando va cargado el pato.



El fondo del pato, donde se apoya la base, esta algo más alto, y podemos comprobarlo al dejar el pato en el agua y vemos que la "barriga" se queda a unos centímetros del agua, por lo que es otro poco de altura que ganas y rozamiento que perdemos. Lógicamente, al montarnos acaba rozando el agua, pero no se sumerge casi nada.


Las cámaras del pato son más anchas, por lo que alberga más aire, flota más y se hunde menos al montarnos, por lo que el rozamiento es mucho menor y es esfuerzo que nos ahorramos a la hora de desplazarnos.



Debajo de las cámaras cuenta con dos quillas que evitan oscilaciones al aletear para aprovechar todo el impulso en una dirección, evitar derivar en días de viento, más aun cuando vamos con los remos (que por supuesto trae). Estas quillas también vienen genial para apoyar el pato donde sea sin que las cámaras toquen el suelo, evitando que se le pegue tierra antes de guardarlos en el coche y protegiéndolas de objetos punzantes, que si bien es verdad que es un material muy duro el que componen las paredes de las cámaras, no es irrompible, si apoyamos peso podemos atravesarlo con algún pincho.


Y como no viene con su kit de reparación, barra delantera y asas para transportarlo como si fuera una mochila




miércoles, 28 de noviembre de 2018

Manipulemos correctamente los ciprinidos


                                                                                           (Foto: David Tejedor)

Los pescadores de depredadores  nos podemos encontrar ocasionalmente y cada vez con más frecuencia con ciprinidos que toman nuestros señuelos mientras pescamos bass, lucio, etc. Gracias a la abundancia de pez pasto es frecuente que estos peces que por lo general se alimentan de invertebrados, frutos, algas, etc.; añadan a su dieta estos peces por lo que incluso hace posible que podamos dedicar jornadas de pesca única y exclusivamente en ir en busca de sus picadas.


Por suerte, hoy en día, el captura y suelta está muy extendido, pero no nos podemos quedar ahí, ya que no solo basta con soltar al pez, sino soltarlo con las mayores garantías de supervivencias tras su captura y para ello hay que seguir una serie de pautas estrictamente en su manipulación si queremos que el animal no sufra ninguna lesión que pueda achacarle problemas a corto o larga plazo.


Suelo ver bastantes fotos por las redes sociales de carpas y barbos cogidos por las agallas y posiblemente en la mayoría de los casos se por desconocimiento (yo también lo he hecho), es complicado cogerlos, pero no es una forma para nada correcta ya que no tiene una estructura ósea fuerte en esa zona como puede tener el lucio y acaba generando desgarros con sus correspondientes hemorragias, este suele ser el fallo más común.

A continuación dejo una serie de pautas para la manipulación de estos peces:

1.                  –Jamás coger al pez por el opérculo de la branquias, es muy delicado y a la mínima le producimos un desgarro en los tejidos que lo unen al cuerpo del animal por zonas con mucha irrigación sanguínea por lo que si no se desangra, se va con una buena herida que puede que se infecte y produzca la muerte del pez.
2.                  -Jamás colgar al pez en vertical, cogido con una sola mano ni un solo segundo. El pez no está hecho para estar en esa posición y menos aun fuera del agua y con ese peso extra, por lo que al colocarlo de tal manera producimos desgarros internos en sus órganos. Por ello habrá que cogerlo con ambas maños manteniendolo en horizontal desde que sale del agua hasta que vuelve.
3.                  -Olvídate de boga grips y demás sistemas que sujetan con una pinza por la boca al animal, no viene nada bien colgarlo con un punto de apoyo tan pequeño y si encima se mueve, más daños les produce en la boca, que les es imprescindible para alimentarse. Parece extraño que se use un boga grip para coger un barbo o una carpa, pero lo he visto muchas veces y si me parece innecesario para coger un lucio, para una carpa o un barbo más aun.
4.                  –Si vamos a dedicar la jornada de pesca a buscar carpas o barbos, llevar una sacadera amplia para coger al pez de una forma segura para ellos, sin que se nos pueda escurrir y golpear con el suelo, sin necesidad de cogerlo por sitios incorrectos.
5.                  -Evita que el pez se roce con el suelo y se dé golpes. Esto les quita su mucosa y posiblemente algunas escamas que son la protección de su piel y les produce heridas por lo que es un foco de infección.
6.                  -No lo peses a no ser que dispongas de un saco donde quepa el animal, colgarlo del gancho de las típicas básculas, es un punto de apoyo muy pequeño y desgarra la inserción de los opérculos y los órganos internos y mientras mayor sea el pez, peor. Es preferible no saber que pesa y saber que está vivo a saber que pesó y saber que te lo has cargado por tu egoísmo.
7.                  -Mantenerlo fuera del agua lo justo, no veo necesario tener a un pez más de un minuto seguido fuera del agua para hacerle una foto, es un estrés innecesario para el animal.
8.                  -Si sangra demasiado, debemos meterlo inmediatamente en el agua que es donde antes coagula su sangre, si aun así no funciona siempre podemos llevar 7up o Sprite que hace que coagule instantáneamente y así salvar algún que otro pez.


Esto son recomendaciones según como entiendo yo que debe ser una correcta manipulación, no tengo la verdad absoluta por lo que si alguien tiene algo que aportar o discrepa con lo aquí escrito estaría encantado de conocer su opinión.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Hart Manolo & Co.

 Manolo & Co. Es un señuelo bastante innovador, si bien es un swimbait de vinilo como otroa muchos que existen en el mercado pero lo que lo diferencia a simple vista son sus dos "antenas" de fluorocarbono que acaban en dos pequeños swimbaits de vinilo que lo acompañan y que en el agua se ve como un pequeño banco de peces pasto. Su diseño ha sido una colaboración con los desarrolladores Sergio Longas y Rubén Tarazona.


El señuelo esta disponible en seis colores diferentes muy atractivos y adaptables a cualquier situación de pesca. La cabeza plomada del mismo la podemos encontrar en tres pesos diferentes, 3/8, 1/2 y 3/4 de onzas para trabajar a la profundidad y velocidad que deseemos.

Los cuerpos principales también están disponibles en dos medidas, 10 y 12 centímetros. Vienen emblistados completos pero también podemos adquirir repuestos de tanto cuerpos principales como los pequeños asistentes de 5 centímetros los cuales se cambian facilmente gracias al muelle que hay en el extremo del fluorocarbono. Monta un anzuelo bastante fuerte y afilado con un tamaño y amplitud apropiado para el tamaño del señuelo el cual no he conseguido ni abrir un poco en los muchos lances que le he dedicado, ni en ningún combate, sinónimo de calidad y que me ofrece total confianza.


En cuanto a la hora de pescar, que los pequeños swimbaits que lleve arriba vayan unido mediante fluorocarbono grueso y no alambre ayudan a que el pez le cueste detectar el engaño y facilidad a la hora de clavar, pero lo justo para que al pasarlo por palos u otras estructura, el señuelo las esquive perfectamente sin quedar trabado.


Es un señuelo de muy fácil manejo, ya que viene ya todo montado y solo debemos anudarlo y a pescar. Es muy efectivo pescando a power fishing, lanzando y recogiendo continuamente batiendo orilla, variando la velocidad de esta según la actividad del pez lo requiera e incluso también va bien pescando en vertical. A mi donde personalmente mejor me ha funcionado ha sido trabajandolo entre arboles y ramas sumergidas, golpeando los palos.


Podemos emplearlo para cualquier depredador de agua dulce e incluso en agua salada ya que al imitar un banco de peces es atractivo para cualquier especie que se alimente de ellos y al tener un buen peso podremos lanzarlo en el mar sin problema.


Ultimante me ha brindado bastantes capturas y algunas de buen tamaño por lo que se ha ganado mi total confianza y es uno de mis titulares en las jornadas de pesca.









miércoles, 3 de octubre de 2018

Re-Investigando



Este pasado fin de semana lo dedique entero a investigar tablas del rió a las que hacía mucho tiempo que no iba ya que te vas acomodando a ir a los mismos sitios de siempre y aunque sabes que contienen buenos peces, acaba por “aburrir” y mola la incertidumbre esa de no saber si te llevaras una buena o mala sorpresa al volver a ese sitio olvidado.


Una de las cosas que me ha motivado a re-investigar estas zonas es que es más complicado llegar y que el río se ha quedado olvidados, ya que por varios años fue muy frecuentado por gente de la zona y sobre todo por gente de fuera que venía a pescar las “famosas” tablas y charcas del Guadiana. Fue una época de muchísima presión en zonas pequeñas que dejó muy tocado el rió.


Hoy en día la mayoría de la gente cuando plantea las jornadas de pesca, ni siquiera se plantea ir al rió, ahora está de moda pescar en los pantanos, pero para mí el rió siempre tendrá un encanto especial y me gusta mucho más que pescar en embalses, pero esto es un gusto personal.


He pescados desde viernes por la tarde hasta el domingo al anochecer, visitando bastantes sitios en los que en algunos de ellos he tenido que abrir las entradas, ya que estaban llenas de maleza, signo de que llevaban mucho tiempo sin ser visitadas.


Para mi sorpresa, después del finde anterior en el que no hubo mucha actividad, rebosaba la vida, alburnos y cangrejos por todos lados y como no, basses atacándolos sin descanso. Jornadas con muchísimas capturas y algunas de ellas de muy buena calidad, peces muy sanos, bien alimentados y fuertes, picadas en superficie espectaculares.


Uno de los señuelos que más capturas me ofreció a cualquier hora fue el Manolo & Co. de Hart el cual gracias a sus antenas podía meter entre palos, juncos y algas sin que se enganchara, acabe destrozando varios de la cantidad de capturas que salieron y no es que sea un señuelo que dure pocas picadas, me sorprendió su resistencia.


En definitiva un fin de semana espectacular, quizás las jornadas más divertidas que he tenido este año, de las que te hacen volver el lunes a la rutina feliz y deseoso de que llegue el próximo fin de semana.



jueves, 27 de septiembre de 2018

Siluros a lance



Este año he dedicado muchas horas a buscar siluros, pero no de la forma que estamos acostumbrados aquí en Extremadura, si no, a lance en zonas someras. Para mi es una especie bastante desconocida ya que llevo relativamente poco tiempo pescándolos por lo que todo esto me suponía un reto y no me podía imaginar los resultados que al final he llegado a obtener.


El equipo que he usado durante todo este tiempo es el mismo que uso para pescarlos en vertical, mi caña Hart Bloody Hartcore C Evo, carrete Hart Phantom, línea Asari Masaru Jigging Colors 0,50mm y señuelos tras probar y probar, al final el que mejor resultados me ha dado ha sido la ondulante de Yokozuna, la Mega Pike; un señuelo para lucio al que cambiándole las anillas por unas mucho más fuertes y la potera por un anzuelo simple.


Muchas gente me ha preguntado porque no uso una potera fuerte en vez del simple y mi razón es porque así evitas muchísimos enganches, a la hora de agarrar un pez grande, en caso de que se mueva, es más difícil que puedas clavarte un anzuelo y porque creo que un anzuelo simple es más difícil que se desclave de la boca del pez ya que las poteras a veces hacen palanca con otro de los anzuelos que el pez no tiene clavado y perder la posible captura.


He ido en su busca desde orilla, pato y embarcación, he ido en su busca muchísimos días en ratos libres que tenia, he realizado cientos de lances y ha habido días en los que he triunfado y otros en los que he aprendido de errores, pero al final he superado con creces el objetivo que me propuse que no era más que sacar un siluro de más de 1,70m a lance, cosa que me parecía bastante complicada.


En todos estos días he podido darme cuenta en que posiciones podían colocarse para cazar, porque a veces tiran un ataque sin tocar el señuelo y sus horas de actividad gracias a pasar muchas horas en el agua, pero también gracias en gran parte a Juan Carlos Capilla quien creo que es la persona que mejor conoce a este pez en aguas Extremeña y del que aprendo muchísimo en cada jornada que compartimos.


Y lo mejor de todo ha sido poder batir mi record de esta especie, a lance y desde pato, en una zona donde tenía muchos obstáculos cerca y al mínimo error podría perderlo, pero que al final, por suerte, pude sujetar con mis manos la boca de un gran animal de 2,08m.


También pude sentir lo que es que de un picadón te arranque la caña de las manos, menos mal que reaccioné rápido y me lance al agua a por ella y después de unos arrastrones, logro romper la línea contra un obstáculo, una experiencia no muy agradable de la que me acordare siempre.


Ahora estoy deseando que baje un poco el calor y se vuelvan a dar las condiciones buenas para buscarlos de esta forma y seguir aprendiendo.