miércoles, 30 de noviembre de 2016

Hart Phantom


El pasado mes de octubre pude probar por primera vez el único Phantom que existía hasta el momento en una jornada tras los siluros con mi hermano Alberto y con Juan Carlos Capilla de Depredators Guides Extremadura.

Lo primero que llama la atención de este carrete es la estética, que para mi gusto es una autentica pasada. Una vez que lo tienes en la mano notas la robustez del mismo y el contenido peso para las características del carrete, apto para remolcar moles de siluro.

Una vez que abrimos la tapa lateral para sacar la bobina podemos ver que esta vienen engranada a ambos lados, lo que hace que sea un carrete muy resistente y permitir que el freno tan potente que posee dañe alguna parte del carrete.

Otras de las ventajas que le encontré fue la longitud de la manivela, ya que al ser tan larga hace mas fácil meter hilo en la bobina cuando luchas un pez entrado en kilos.

Junto con la caña Hart Bloody HartCore C EVO y la linea Asari Masaru Jigging Colors 0,45mm forman un equipo perfecto para la pesca del siluro tanto en vertical como a lance.






Os dejo la descripción del carrete:

Carrete de casting de gran capacidad para siluros, grandes lucios y slowjigging en mar. Guía-hilos de movimiento contínuo sincronizado tanto con la acción de recogida de hilo, como con la de lance y la de frenado. Cuerpo y caja de maquinaria fabricados en aleación de aluminio ultra-ligera. Sometido a proceso resistente a la corrosión. Bobina mecanizada en aluminio A6061-T6 de gran capacidad, con rodamientos japoneses de precisión ABEC-5. Sistema de freno multidisco de carbono de 12 Kg (25lbs) de potencia. Tecnología de 11 rodamientos: 1 rodamiento de anti-retroceso infinito + 10 rodamientos japoneses de acero inoxidable. Estrella con micro-click para una fijación del freno ultra-precisa. Sistema de ajuste interno (bajo tapa lateral) de 7 posiciones para control magnético de lance. Anti-retroceso dual para una mayor fiabilidad. Guía-hilos sincronizado optimizado para hilo trenzado con anilla de zirconio para incrementar su durabilidad. Maquinaria y ejes en acero inoxidable de alta calidad. Pomos de EVA sobredimensionados para una mayor comodidad. Botón On/Off de carraca para uso alternativo en currican o en bait fishing.


viernes, 25 de noviembre de 2016

Barbos a RockFishing


El primer domingo de Noviembre pude disfrutar de una de las jornadas de pesca mas entretenidas del año junto a los hermanos Molina. Me comentaron que si quería pescar barbos gitanos y mi respuesta fue que si, hacia muchísimo tiempo que no me encontraba con esta especie y siempre es una gozada tener a uno al otro lado de la linea.

Me comentaron como se encontraban por lo que elegimos equipos de pesca Ultra Light, lo que haría que la diversión fuera máxima. Las características del equipo eran la siguientes: caña ultra light 3-7gr spinning, carrete tamaño 1000, linea Asari Masaru Round 0.09mm y cabeza plomada de 3gr + absolut minnow 100 al que le corté un par de centímetros por la cabeza para que el montaje quedase más compacto.

Los barbos se encontraban a 15m de profundidad debajo de los bancos de alburnos y hasta que el señuelo alcanzaba dicha profundidad, la espera se hacia eterna. Eso si, cuando llegabas a su zona, te enterabas rápido, no paraban de darle picotazos hasta que clavabas uno y la lucha parecía más propia de un pez marino, como si estuviera luchando sierras hasta tal punto que la musculatura que sujeta la caña se empezaba a agotar ya que la mezcla de un equipo tan ligero con un pez tan potente prolonga la lucha bastante y nos desgasta muchísimo por la tensión, el esfuerzo y la duración.







Fue un día en el que lo pasamos genial y en el que entre barbos y barbo también dedicamos algunos lances al bass o los pillábamos en las mismas zonas que los barbos y viceversa, en algunos lances destinados a basses, quienes se prendían del anzuelos eran los ciprinidos.








miércoles, 16 de noviembre de 2016

Luciopercas (Alberto Zarza)

Hace unos días mi hermano me propuso ir de nuevo de pesca pero esta vez era a por luciopercas, otras de las especies que aún no había capturado y tenía curiosidad por ver cómo sería luchar con una de ellas así que aprovechando una tarde que ambos teníamos libre preparamos las cosas y fuimos de nuevo al embalse de Alcántara.

Todo apuntaba a que no se iba a dar mal la cosa: día nublado, bajada de temperaturas,... No tardamos mucho en empezar a echar unos lances ya que íbamos de orilla con una Hart Boushido 6’ 6’’ de casting que él me dejó y al principio sacamos un par de basses pequeños hasta que comenzamos a ver ataques de luciopercas mientras los alburnos saltaban y es allí donde dirigimos los lances y aunque notábamos picadas no sacamos ninguna durante los primeros 30-45 minutos.

Pasados estos 30-45 minutos, y sabiendo que es un pez difícil de capturar no tardó mucho en salir la primera y, aunque la pelea no fue muy intensa, al menos pude ver el ataque ya que fue justo a escasos metros de sacar el señuelo del agua. Se trataba de una experiencia nueva ya que nunca había tenido esa especie en mis manos y fue de gran satisfacción saber que no se trataba de una mala captura. Tras inmortalizar el momento solté el pez en el agua y volvimos en busca de más y poder así aprovechar las horas de luz.




Seguimos bordeando la zona en que estábamos pero no salió ninguna más así que fuimos en busca de otro sitio. De hecho de camino a él vimos unos ataques en el agua por lo que volvimos a lanzar y enganché un pez en uno de los primeros lances pero que desgraciadamente se soltó durante la lucha, por lo que recogí la línea y volví a lanzar sin demorarme. Esta vez enganché el pez mejor por lo que no se soltó y pude así disfrutar de la batalla. En esta ocasión el pez era ligeramente de mayor tamaño que el primero por lo que volví a inmortalizar el momento y devolví el pez al agua.



La tarde no dio para mucho más, salieron algunos basses pero al igual que los del principio eran de pequeño tamaño. Poco a poco fue cayendo el sol y tuvimos que volver a casa aunque con buen sabor de boca y dispuesto a aprovechar otra tarde libre y volver a ir.



martes, 15 de noviembre de 2016

Power Fishing en rio (articulo Feder Pesca)

Este mes de Noviembre me estreno como colaborador de la prestigiosa revista de Federpesca. En ella se encuentra un mi primer articulo en el que plasmo mi forma de entender y adaptar esta estrategia de pesca a las zonas que mas frecuento, los rios.
Para mi sorpresa tambien descubri que vuelvo a salir en la portada, cosa que me hizo bastante ilusion.
A continuacion os dejo los dos enlaces a la web donde se encuentran las dos partes del articulo.

jueves, 10 de noviembre de 2016

De pesca por el sur

El pasa fin de semana me desplace a tierras andaluzas para pasar un gran fin de semana con los hermanos Molina. Íbamos a pescar dos un día de orilla y los otros dos desde embarcación pero debido a un problema tuvimos que pescar dos desde orilla y uno desde pato.

Los dos días de orilla los dedicamos a un embalse bastante conocido y productivo de Córdoba en el que el comportamiento del bass es bastante peculiar y con el que quede encantado.

Mi pesca se baso fundamentalmente en el empleo de swimbaits, concretamente el Artik Tocuh de Hart.

Una vez más gracias Alvaro y Santi por acogerme y por el trato recibido por vosotros y por vuestra familia. Una pasada su complejo rural Los Pinos, en Andujar.






martes, 18 de octubre de 2016

Primer contactos con los siluros (Alberto Zarza)

Para comenzar he de decir que hacía ya bastante tiempo que no iba de pesca y mucho menos de la compañía de mi hermano. Además tampoco había pescado nunca ningún siluro, por lo que esto suponía otro punto a favor a la hora de decidir si ir o no de pesca.

Al llegar al pantano todo apuntaba a que iba a ser un buen día de pesca, de la compañía de Juan Carlos Capilla (Depredators Guides Extremadura), quién hizo de guía a bordo de su barca (La Perla Negra) y dejándome su material ya que yo no disponía de él (Hart Bloody Hartcore C EVO + Hart Phantom).

Durante la mañana  anduve algo desanimado ya que tuve tan solo un par de picadas y al carecer de la técnica no supe clavarlos bien y por tanto se escaparon, pero al menos mi hermano me dejó sacar un par de siluros de los primeros que él clavó para que fuese viendo cómo peleaban esos peces. Cabe decir que estos dos primeros que saqué eran chiquititos y no opusieron gran resistencia.

Más tarde nos bajamos de la barca un rato para comer y descansar después de toda la mañana a flote y tras ello nos pusimos de nuevo manos a la obra. Nada más llegar al sitio tras terminar de comer me avisaron de que en la sonda se observaban siluros grandes, cosa que hasta entonces no habíamos visto y que de hecho fue decirlo y notar  una fuerte picada que esta vez supe aguantar hasta que la puntera de la caña tocó el agua y fue entonces cuando clavé el pez y comenzó la batalla, una batalla que prometía y que de hecho comenzó con buenas sensaciones, pero para desgracia mía el pez se soltó tras un par de minutos combatiendo el pez con mi inexperiencia. 

Esto me desanimó un poco pero volví a echar un par de lances más aún con las piernas temblorosas y justo en el último lance antes de abandonar el lugar fue cuando volví a notar una fuerte picada que prometía una gran batalla y no fue para menos. Me levanté y anduve peleando al pez con mi hermano y Juan Carlos a mi lado dándome consejos y corrigiendo mi postura ya que al no saber muy bien cómo hacerlo me estaba destrozando la espalda. No pasó mucho tiempo hasta que conseguí ver las primeras burbujas y observar el tamaño del pez, aproximadamente 1,9 metros de longitud. El momento de calma llegó cuando tuve a esa bestia en mis brazos, el primer siluro en condiciones que subía en el barco en todo el día y que de hecho resultó ser el más grande de todos al final de la jornada.




A lo largo de la tarde siguieron saliendo más siluros como el de mi hermano, de gran tamaño también y con el que tuvimos problemas ya que se cruzaron las líneas, y además algunas picadas que se escaparon a última hora, cuando volvieron a resistirse los siluros y finalmente tuvimos que abandonar y volver a casa con buen sabor de boca y experiencias a contar.






lunes, 17 de octubre de 2016

Yokozuna Swimmer/Swim Fish

Estos días he podido probar un par de novedades de la marca Yokozuna que me han sorprendido gratamente. Ambos son swimbaits de vinilo y los dos cuentan con dos tamaños a elegir y varios colores efectivos y versatilidades.

El primero es el Yokozuna swimmer, un soft swimbait que posee una gran movilidad y a la vez resistencia a los ataques de los peces y que podemos montar de diversas formas para pescar en cualquier situación. Este quizás este mas limitado a la pesca del bass debido a su "pequeño" tamaño.




El segundo es el swim fish, otro soft swimbait de mayores dimensiones el cual ya viene listo para pescar con él. En el agua a parte del típico movimiento de la cola de paddle posee un movimiento de "rolling" muy característico que hipnotiza. A pesar de contar con potera en la parte inferior, la distribución del peso hace que cuando el señuelo choca con un obstáculo, lo primero en contactar sea la cabeza y al contar con un peso "liviano", el señuelo se eleva librando la mayoría de posibles enganches.